5 pasos para hacer el mejor pollo asado - 🍳 Cocina con encanto

El pollo asado es una excelente receta para el domingo en la tarde. Sin embargo, lograr servir un pollo dorado, crujiente y con la piel esponjosa y jugosa no es tan simple para todos. Conoce estas 5 astucias para que hagas un pollo asado perfecto sin estrés:

1- El tipo de pollo:

Uno no pensaría mucho en esto, pero la calidad del pollo es primordial. Hace falta un pollo que haya sido creado al aire libre, es decir, el pollo más ecológico posible. Estos pollos criados en libertad y bien alimentados son los que nos darán una excelente jugosidad a la hora de la cocción.

2- Para una carne esponjosa:

Varias alternativas son posibles para garantizar un pollo suave y esponjoso: recubre toda la superficie del pollo con un poco de crema de leche antes de meterlo al horno y opta por una cocción a baja temperatura (130°C) por durante aproximadamente 4 horas sin haber precalentado antes. Igualmente, justo después de que saques el pollo del horno cúbrelo con papel aluminio para que así se ablande aún más la carne.

3- Para una piel crujiente:

Las astucias son muchas: antes de meterlo al horno, puedes cubrir la superficie del pollo con mantequilla y espolvorear después un poco de harina de trigo. También podrías untar un poco de aceite de oliva por la piel del pollo antes de meterlo al horno y frotarlo con sal gruesa. Eso también aumentará su sabor.

4- Para una jugosidad de calidad:

Antes de meterlo al horno, elige entre la mantequilla o el aceite de oliva para untarle al pollo por toda la superficie; luego de transcurridos 20 minutos de cocción, vierte sobre el pollo un vaso de agua y agujerea la piel para liberar la grasa. En lugar de agua sola, podrías utilizar también una mezcla de hierbas, una pizca de limón o de condimentos.

5- La cocción:

Ya sea que prefieres una cocción a baja temperatura, más prolongada y a lo último activar el grill para asegurar una piel crujiente, o que optas mejor por una cocción más caliente (200°C), volteando el pollo regularmente y rociándolo de un jugo condimentado: debes saber que lo ideal siempre es verificar la temperatura. La carne en el corazón del pollo estará cocida cuando alcance los 85°C y el jugo del pollo salga claro. Por ejemplo, para un pollo de 1,5kg debes contar con una hora y media de cocción. Si la piel del pollo se dora muy rápidamente, baja un poco la temperatura.

Califica este artículo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *